Cookie Consent by FreePrivacyPolicy.com

Barranco de Masca

La majestuosidad de este cañón no te debe distraer de descubrir los pequeños y frágiles tesoros que encierra. Su variedad de materiales volcánicos, de plantas y animales exclusivos, así como las huellas de los usos que tuvo en el pasado reciente, forman también parte de su legado.

Pareja al borde del mirador del Barranco de Masca

El paciente trabajo de escultura del agua

A lo largo de cinco millones de años, el agua ha sido capaz de tallar un profundo cañón en la dura roca volcánica. Y este trabajo no ha finalizado, cada año se pueden ver los nuevos retoques de la escultora que continúa haciendo caer unas piedras o moviendo una roca algunos centímetros.

La erosión ha cortado la roca como si fuera un cuchillo: en las paredes del barranco se pueden ver las distintas capas horizontales de materiales que formaron el macizo de Teno y las líneas verticales de los diques, las grietas rellenadas por nuevas emisiones de magma que subía a la superficie. Cuanto más excava, el agua va sacando a la luz estratos cada vez más antiguos. Cerca de la desembocadura, podrás tocar algunas de las rocas más antiguas de Tenerife.

Senderista disfrutando del camino de Masca

Dos espacios contrapuestos para la vida

En el barranco se distinguen claramente dos ámbitos muy diferentes para la vida: junto al cauce de agua las condiciones parecen más fáciles y cómodas, pero en las altas paredes de basalto, la vida se torna supervivencia.

Siguiendo el arroyo, los sauces forman un bosque-pasillo y es frecuente ver volar las libélulas y numerosas especies de aves que vienen a beber y bañarse. Sin embargo, en la verticalidad de la roca, la vida también es capaz de abrirse paso. Además de la característica figura de los dragos, otras especies como los bejeques o la col de risco también anclan sus raíces en la escasa tierra fertil de las grietas. En estas peculiares condiciones, las adaptaciones son asombrosas, encontrando especies exclusivas como la pequeña araña de Masca, cuya única población subsiste en este barranco.

Senderistas disfrutando del camino de Masca

El barranco también tuvo muchos usos humanos

Antes de la construcción de la carretera, seguir el cauce hasta el mar era una de las mejores vías para que el caserío de Masca se comunicase con el exterior. El camino tradicional era cotidianamente recorrido para intercambiar todo tipo de mercancías con otros pueblos.

A lo largo del barranco se localizan recuerdos de antiguos usos, viejos bancales de cultivo, canales para transportar el agua, una cueva que sirvió de refugio y, ya en la playa, el viejo embarcadero, prueba de la importancia en el pasado de la comunicación por mar.

Parque Rural de Teno
Parque Rural de Teno

Masca está en el Parque Rural de Teno, espacio natural protegido con gran patrimonio geológico, biológico y etnográfico integrado en la Red Natura 2000.

INFO
Caserío de Masca
Caserío de Masca

El caserío de Masca es una de las mejores muestras de arquitectura tradicional canaria y es Bien de Interés Cultural, como conjunto histórico.

INFO
Visitar Masca
Visitar Masca

El caserío de Masca merece una visita con tiempo. En su núcleo principal, La Piedra, está el Centro de Visitantes y la ermita de la Concepción.

INFO